martes, 29 de diciembre de 2015

Mantenimiento de Grupos electrogenos

Mantenimiento de Grupos Electrógenos

Los grupos electrógenos tienen como finalidad asegurar el suministro eléctrico, ya sea supliendo la fuente externa ante una interrupción de la misma, o directamente siendo el responsable de ese suministro, al no existir una fuente externa. Sea cual sea el caso, se comprenderá fácilmente que una de las claves fundamentales es asegurar el servicio en el momento que se lo requiera, por lo que el funcionamiento tiene que ser siempre perfecto. Para poder asegurar el mismo, el mantenimiento de grupos electrógenos es algo que debe realizarse en forma permanente. 
Este mantenimiento puede ser predictivo o preventivo.
El mantenimiento de grupos electrógenos predictivo permite predecir un hecho antes de que ocurra, y por lo tanto, evitarlo. La vigilancia del grupo electrógeno en todas sus partes, el encendido periódico aún sin ser necesario el uso, son fundamentales para el mantenimiento del equipo. 
En otras palabras, la realización de inspecciones son las herramientas fundamentales en el mantenimiento predictivo.
El mantenimiento  de grupos electrógenos preventivo se debe hacer según las normas del fabricante. 
El tipo de equipo, el lugar donde está instalado (temperatura, humedad, etc.), el tipo de uso, etc.; son las variables que se deben tener en cuenta. En ese sentido, por ejemplo, si el grupo electrógeno es para uso cuando se interrumpe la fuente externa, cada tres meses se debe realizar un mantenimiento e inspección del motor alternador. Si el mismo equipo es de uso continuo, cada 300 horas (esto depende del fabricante) se debe hacer esa inspección y mantenimiento.
El mantenimiento del grupo electrógeno, en cuanto al motor se refiere, debe cumplir con varios ítems.  Los más importantes son: inspección del nivel de aceite, el cambio de aceite y sus filtros, cambio de filtro de aire (el intervalo  depende del lugar donde se encuentre), chequeo y  ajuste de correas (alternador y ventilación), inspección y mantenimiento del sistema de refrigeración y cambio de filtros de combustible.
El mantenimiento del grupo electrógeno referido al alternador (en general las fallas son poco frecuentes pero se debe inspeccionar igual) debe incluir: inspección de estado de los devanados, mantenimiento de los rodamientos del alternador (se recambian cada 25 mil horas de uso, variando según el fabricante), limpieza y rellenado de la batería y comprobación de la carga.
Establecer una rutina de mantenimiento del grupo electrógeno es fundamental para evitar problemas innecesarios, y especialmente para asegurar el buen funcionamiento y durabilidad del equipo.

www.jfmaquinarias.com.ar